You are currently browsing the category archive for the ‘Uncategorized’ category.

Equipo WordPress.com + Duendes de Estadísticas
2 de enero, 2011, 7:05

 

La torre inclinada de Pisa tiene 296 pasos para llegar a la cima. Este blog fue visto cerca de 1,100 veces en 2010. Si esos fueran pasos, se habria subido la torre 4 veces

 

In 2010, there were 4 new posts, growing the total archive of this blog to 17 posts.

 

The busiest day of the year was 4 de octubre with 43 views. The most popular post that day was Cumpleaños feliz.

 

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran pabloynuria.blogspot.com, lafamiliacreix.blogspot.com, dragones-y-libelulas.blogspot.com, adopvietnam-sylvi.blogspot.com y mipequehada.blogspot.com.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por un mes juntos, llevamos un mes, orfanato vung tau, nuestra nueva vida y nuestro primer mes juntos.

 

Administradores: nuestranuevavida <jlranz@gmail.com>

 

Anuncios

Hugo ya está dormidito desde hace rato y he encontrado un hueco para compartir algo contigo. Hoy es de nuevo 15 de Noviembre. Parece que hace nada que estábamos en Vietnam aquel mágico día 15/11/2009, pero ya hace un año de aquello. Tras un largo viaje que comenzó el día anterior (recordarás que me despedí de ti en este blog antes de salir de España), llegó esa fecha que tanto habíamos soñado para permitirnos abrazar a Hugo por primera vez.

Viendo las fotos de aquel día, como dicen, parece que fue ayer. Pero pensándolo más despacio y echando la vista atrás, nos damos cuenta de que realmente han sido muchos ratos, comenzando con todos aquellos primeros instantes maravillosos en Vietnam y luego compartiendo alegrías con familia y amigos en España, siempre con papá y mamá a su lado; así ha sido siempre y así seguirá siendo, porque cada día que Hugo pasa con nosotros, estamos más unidos a él y nos damos más cuenta del milagro que ha hecho que ocurriera en nuestras vidas.

Han sido muy pocas veces las que durante este año nos hemos tenido que separar de nuestro niño, generalmente horas y sólo una vez 3 días seguidos por un asunto que nos hizo salir a Almu y a mi simultáneamente de Guadalajara. Y esas veces que no lo tenemos cerca, sentimos que nos falta algo, es como si una parte de nosotros se hubiera quedado atrás y volvemos con muchas ganas de verle para darle nuestro cariño y disfrutar de él juntos. Disfrutar de sus primeras palabras, de darnos cuenta de que entiende más de lo que pensamos, de esas pícaras  miradas buscando complicidad con cada cosa nueva que hace, … de redescubrir el mundo junto a él, desde los ojos de un niño.

Y cuando le vemos disfrutar a él también, lo que afortunadamente ocurre muchas veces, sus sonrisas y sus miradas nos dan toda la fuerza que necesitamos para seguir cuidándole día a día, que -creéme- a veces no es poca… porque este hijo nuestro ha venido con más energía que Unión Fenosa.

Por último, quería dejar aquí un deseo: que pueda estar escribiéndote dentro de otro año, tan feliz o más que éste. No sé desde dónde lo haré por motivos de trabajo, pero esta página me perseguirá vaya donde vaya, pegada a mi y a mi niño.

Hoy he cumplido 42 años. Y he tenido el mejor regalo que un padre puede tener: la felicitación de su hijo.

Hugo se ha despertado a las 9:15, nos ha dejado dormir un poquito más, que nunca viene mal. Almu ha ido a buscarlo a su cunita y hemos estado jugando un rato en la cama con él, como otros fines de semana. Cosquillas, besitos, saltos mortales, cabezazos inesperados, … vamos, lo normal. Eso sí, hoy ha habido algún regalito, que siempre se agradece, sobre todo porque este año ha venido acompañado de 42 tirones de orejas que madre e hijo me han regalado “con toda su fuerza y amor”. A gloria me han sabido.

Cuando cumplí 41 el 3/10/2009 ya conocía a Hugo, pues el 16/9/2009 vimos su foto por primera vez:
https://nuestranuevavida.wordpress.com/2009/10/12/su-primera-mirada/
Pero de ver su carita en foto, sabiendo que estaba tan lejos, a tenerle dándote cabezazos en la cama… ¡hay tanta diferencia!

Desde entonces han pasado muchas cosas, algunas de las cuales ya te he contado por aquí, pero como desde el Día del Padre no escribía nada, he pensado que era un buen momento para ponerte al día de las andanzas de Hugo.

Sí, andanzas. Le dije a Almu que Hugo arrancaría a andar antes del Día de la Madre; y así fue, justo el día de antes, parecía que nos habíamos puesto de acuerdo Hugo y yo. Sus primeros pasitos fueron muy emocionantes. Todos lo hemos hecho y hemos visto a muchos otros niños, pero parece mentira lo distinto que ves todo desde dentro. Ahora ya no anda, vuela… y a veces aterriza…

En verano queríamos ir a la playa con él y tuvimos la suerte de aterrizar en Menorca, repitiendo las vacaciones del verano pasado pero más tranquilos por ir con Hugo, en plan playita y tal… Lástima que sólo pudimos llevarlo a la playa un rato. Se puso bastante malito nada más llegar y así estuvo los 10 días. El día de la final de España en el mundial tuvimos que salir pitando a urgencias justo antes de que comenzara el partido, así que no pudo animar a su país con el uniforme que le habíamos comprado para la ocasión. Cachis… Y unos días más tarde tuvimos que volver a urgencias. Diagnóstico variable: otitis y gastroenteritis. Pasó de 40 de fiebre algún día, teníamos que darle duchas frias de madrugada, pero nos asombró la fortaleza y las ganas de jugar que tenía en cuanto bajaba de 39. Tenemos que repetirlo el año que viene con algo más de suerte, por nosotros y por Vero y Juan, que también pasaron lo suyo esos días.

Volvimos a Guadalajara con Hugo un poco flaquito, pero luego fue recuperando bien. Los niños son como las plantas… les riegas un poco y no veas cómo recuperan…
Ahora ya tiene hasta mofletillos. Con lo que come y con lo que duerme no me extraña… Es una gozada verle decir “má má má“, pidiendo “más” comida mientras mueve la cabeza arriba y abajo entre cucharada y cucharada si no le das enseguida, es como un pajarito pero sabe muy bien cómo conseguir lo que quiere.

Aparte de hacerse entender con algún que otro monosílabo como ése (el “no” también lo comprende y lo sabe decir y gesticular muy bien), hemos descubierto con él un nuevo dialecto con palabras en idioma-Hugo propio: “yiyu“, “cou“, … Lástima que por ahora no hemos encontrado su piedra roseta para descifrarlo… Aparte de “papá” y “mamá“, ya dice también otras palabras como “yaya“, “tata“, … y otras con algo más de significado: “atata” (en vez de “patata” cuando jugamos al corro de la patata, ¡¡¡le encanta!!!), “hoa” (en vez de “hola”), “aba” (en vez de “agua”), … Se echa conversaciones imaginarias con el móvil en la oreja, pulsa rellamada cuando menos te lo esperas y vemos que nos entiende muchas cosas de las que hablamos, aunque él todavía no pueda darnos su opinión.

Entre cabezazo y cabezazo, es muy cariñoso. Nos tira y nos da muchos besitos y abrazos. Puedes suponer que a eso no le ponemos demasiadas pegas…

También es muy activo y está avanzando mucho en destreza manual con sus juguetes y todo lo que va encontrando por casa. Nos cambia el canal de la tele y luego el mando desaparece misteriosamente, aporrea el teclado del ordenador y se muere de risa cuando aparecen cosas en pantalla, … todo es muy divertido con él.

Desde el punto de vista médico, Hugo está creciendo dentro de los percentiles adecuados de peso y altura, incluso teniendo en cuenta que los occidentales somos más gorditos que los orientales (no pienses en los luchadores de sumo, hombre…). Hace poco estuvimos en el pediatra porque nos dijeron que lo normal es que los colmillos sean las piezas que salgan al final, después de las muelas. Y a Hugo le comenzó a asomar algo al lado de uno de los dientes. Nos dijo que, efectivamente, era un colmillo. Parece ser que no hay regla fija para todos niños. El caso es que Hugo ahora mismo ya tiene los 4 colmillos y hace poco le ha comenzado a salir la primera muela. ¿Tendremos un vampirillo en casa? Supongo que no, porque hace dos fines de semana le bautizamos y no se puso color verde-moco cuando el cura le echó el agua por encima, así que suponemos que lo del adelanto de los colmillos puede ser más común en Asia, tampoco nos preocupa si le siguen saliendo el resto de piezas.

Voy a dejarte por hoy, que mañana hay que madrugar. Será otro día más, será otro año más. Espero poder disfrutar muchos más junto a mi niño, junto a Almu y junto a toda la gente que nos quiere y queremos. Gracias a ti por estar aquí leyendo esto y a todos por participar de nuestra felicidad.

Hoy ha sido mi primer Día del Padre. Había pensado en lo que se sentiría en este momento bastantes veces, desde siempre. Las primeras veces, cuando era todavía muy pequeño para poder ser padre, pero ya tenía ilusión por formar una familia cuando fuera mayor. Y ahora ya estoy aquí, en el otro lado, el lado de los que hoy reciben el regalo… 😉 Y la sensación es maravillosa.

Cuando ha terminado Hugo de cenar y le he pedido que me lanzara un “papá” de buenas noches, me lo ha regalado acompañado de una de sus sonrisas. Lástima que su rápida respuesta haya hecho que tanto Almu como yo hayamos dado sin pensarlo un grito de emoción que parece que le ha asustado mucho, pues ha comenzado a llorar, eso le ha llevado a toser y poco más tarde casi todo el biberón había pasado de su estómago al suelo, al sofá, a su pijama, a nuestra ropa, … Ya nos vale… A comenzar otra vez… Pero ya está otra vez cenadito y acostado desde hace un buen rato, con la misma cara de angelito que tiene siempre (sobre todo cuando deja de llorar y se duerme, claro!!!).

El regalo que he recibido hoy de Hugo, aparte de todo eso, ha sido un libro llamado “Papás“, que leeré y del que te dejaré por aquí las frases que más me lleguen.

Le ha costado poco más de dos meses desde que nos conocemos, pero hoy Hugo ya ha dicho claramente “papá“.

Dirás que ya era hora, ¡eso digo yo también! Quedó lejos aquel “ma” que decía casi desde el principio, luego pasó al “mamamamama” y por fin al “mamá” (no se me olvidará el día en el que lo gritó hasta con el acento!!!) y al “bababababa“, pero el salto a la “p” se estaba resistiendo (por mucho que yo le insistía, jeje).

Seguro que no tiene ni idea todavía de lo que significa esa palabra que ya pronuncia, pero prontito lo sabrá; ahora toca ir diciéndole quién es quién y cómo llamarnos a cada uno, hasta que lo comprenda poco a poco. Para mi esas cuatro letras sí que han tenido un significado pleno cuando las he oído y me han unido más si cabe a esa personita por cuya boca han salido y que nos tiene cada día más locos.

Ya hemos celebrado junto a Hugo su séptimo y su octavo cumplemes, éste último el 5 de Enero, víspera de Reyes. Han sido sus primeros Reyes con nosotros. El día 5 salimos juntos por la tarde a ver la cabalgata (un poco pasada por agua) y con lo abrigadito que iba se quedó dormido y así salió en la última parte del video, pero eso le ayudó para acostarse pronto y que vinieran los Reyes. Seguro que al año que viene él se entera más que éste, pero nosotros hemos disfrutado de esta ilusión y Hugo podrá ver un poco más adelante cómo vivimos nuestra primera cabalgata junto a él.

Año Nuevo, vida nueva. Nuestra nueva Vida.

Dirás… ¡Parece que fue ayer! Pues sí, pero ya llevamos un mes con Hugo desde nuestro primer encuentro con él en Vung Tau. Ha sido un mes muy intenso, lleno de instantes de todo tipo: desde los agobios iniciales de padres primerizos allí en Vietnam hasta momentos preciosos y emocionantes junto a nuestro niño, pasando por las lógicas visitas de familia y amigos, a quienes agradecemos desde aquí todo el cariño que nos han dado y sobre todo el que le han regalado a Hugo.

Las primitas Celia y Marina ya han conocido a Hugo y pasaron momentos muy bonitos los tres juntos, coincidiendo con el 7 “cumplemes” de Hugo. Además, han venido tios y primos de Córdoba y en Navidad vendrá de nuevo familia de Almu de Bilbao, ahora ya con Vero y Juan, que no pudieron venir a Barajas muy a su pesar. También han visitado a Hugo familia y amigos de Guadalajara, así que después de recorrerse medio mundo, se ha recorrido ya también media España sin moverse del salón.

Bueno… lo de sin moverse del salón es un decir, porque ya nos hemos dado los primeros paseos por Guada con Hugo. Aunque ahora hace bastante frio y eso supone un gran cambio para lo que él conocía, intentamos ir adaptándole a este clima, saliendo con él al sol, que le gusta mucho, bien abrigadito.

Nos ha dado mucha alegría que las primeras revisiones médicas que le estamos haciendo a Hugo ya aquí en España están saliendo muy bien. Entre análisis y vacunas le están pinchando más que a un muñeco de vudú, pero siempre nos dicen que se le ve muy espabilado para su edad, con un desarrollo psicomotriz bastante bueno, y que esto no es lo habitual en niños adoptados recién llegados a España, así que esto nos confirma que hemos tenido mucha suerte en que nuestro niño haya pasado sus primeros meses de vida en el orfanato de Vung Tau (centro social, como allí les llaman), del que últimamente hemos oído críticas bastante buenas en cuanto al trato que le dan a los niños y al gran trabajo que está haciendo su directora, tal como pudimos comprobar en nuestras dos visitas a dicho centro.

Hugo ya tiene 4 dientecitos y está muy gracioso cuando los enseña al sonreir: los 2 de arriba que te había dicho anteriormente que le estaban saliendo, le han crecido más estos últimos 15 días y ya hay que tener cuidado de que no te pille desprevenido…

Las comidas las hace bastante bien y ya le estamos dando fruta y cereales sin gluten de forma habitual. Además, ya está aprendiendo a comer con cuchara. Iremos dejando poco a poco de lado el biberón y, según nos han dicho los pediatras, iremos introduciéndole gradualmente nuevos alimentos: verduras, cereales con gluten, etc.

Pero lo mejor son las noches. Después del desajuste horario que tenía nada más llegar a España, Hugo se ha ido adaptando y últimamente ha llegado a dormir hasta 10 horas seguidas por la noche, despertándose tan contento y con muchas ganas de jugar. Da gusto verlo así. Hace un mes estaba bien, pero revisando ahora fotos vemos que ha cambiado a mejor estos últimos 15 días; su expresión lo dice todo, en el orfanato se le veía algo más triste y apagado. Todo desde entonces ha sido para él una explosión de sensaciones nuevas.

El otro día estuvimos en Madrid con Pablo, Nuria e Iván Le, paseando por el Retiro. Primera visita de Hugo a “la capi“. Y supongo que estos próximos días nos volveremos ver con ellos allí porque… ¡este año habrá que ir a ver el Cortylandia, claro!… 🙂

Se acercan unas fechas preciosas para disfrutar con nuestro peque. Todo se ve desde una perspectiva distinta con él al lado. Con todo nuestro cariño, te queremos desear desde estas líneas una muy Feliz Navidad y nuestros mejores deseos para el 2010, de parte de…

Hugo Anh, Almu y Jose.

Ya llevamos más de dos días (y sus dos noches…) en casa con Hugo y ahora es cuando nos estamos haciendo a la idea de todo lo que supone el nuevo día a día con nuestro niño. Es cierto todo eso de que un niño da mucho trabajo, pero nuestra casa ahora es diferente; hay una nueva personilla detrás de casi cada cosa que hacemos, alguien que ahora mismo depende de ti pero que a cambio te regala sonrisas preciosas, más bonitas de lo que nunca habíamos imaginado que podrían llegar a ser, aderezadas con miradas que nos recuerdan las emociones que sentimos al mirar su primera foto.

El final del viaje de adopción a Vietnam tuvo lugar en Barajas, tras un vuelo largo para los peques, que por otra parte se portaron de maravilla. La Thai nos ha encantado, muy buen servicio y bastante buena amplitud entre asientos para haber ido en clase turista. En Barajas nos estaba esperando la familia, pancarta incluida (con el texto que encabeza este post), igual que hicieron por parte de la otra familia; Pablo, Nuria, un abrazo, formais parte de nuestros recuerdos en este viaje y nunca os olvidaremos; y qué decir de Iván Le, un besazo para esa máquina de devorar biberones y hacer pompitas con los labios, seguro que tus padres van a conseguir que seas tan feliz como tú les has hecho a ellos.

Es cierto que recomiendan por los peques que no haya demasiada gente en Barajas para que no se agobien y tal, pero es difícil pedirles eso porque la salida del vuelo con el peque es un momento muy especial que no olvidaremos nunca ninguno de los que allí estuvimos. Y Hugo se portó de maravilla, está hecho un campeón y su simpatía sorprendió a todo el mundo.

Ya en casa, su cunita le esperaba con los primeros regalos dentro. Esa misma cuna que Almu y yo habíamos dejado montada pero vacía poco antes de partir, pero que ahora iba a estar rellena de algo que latía al mismo ritmo que lo hacía nuestro corazón.

Es increible lo que se siente al notar su calor y su respiración sobre tu pecho, o esas miradas comprometedoras, o que se duerma en tu hombro agarrándote con esas manitas, o… Yo que sé, cada momento es único e irrepetible. No vale que te lo cuenten.

Estas dos primeras noches han sido bastante moviditas. El cambio de hora no le ha sentado demasiado bien a Hugo y a las 3 de la mañana ya está tan contento y dispuesto a jugar, porque en Vietnam son las 9 y él no tiene reloj. Le estamos intentando acostumbrar al cambio, espero que lo haga enseguida por nuestro bien… Además, ya tiene dos dientecitos de abajo y los de arriba le están saliendo también; creemos que eso es lo que le hace coger unas rabietas espectaculares por las noches. Roguemos a San Dalsy para que nos ayude.

El primer visionado de videos con los cuatro yayos y familia de Bilbao nos ha permitido recordar esos momentos entrañables que hemos vivido hace tan poco, pero que ya forman parte de nuestra historia y de la de Hugo Anh. Es curioso pensar que dentro de unos años él los verá y entenderá lo que significaron esos días para los tres.

Aparte, han venido ya algunos amigos a casa a conocer a Hugo. Y mi hermano Fernando, Mireia y las niñas vendrán de Barcelona el puente de Diciembre, tenemos muchas ganas de que también se conozcan, ya no queda nada.

Ya hemos hecho los primeros papeleos del peque en Guadalajara: registro, etc. Ahora nos queda comenzar con el pediatra y seguir incorporando a nuestra rutina diaria todo lo que se deriva de tener un hijo. Nuestra vida ha cambiado, seguro que no sabemos muy bien todavía hasta qué punto, pero eso es lo bonito y queremos ir descubriéndolo junto a Hugo día a día, dándole nuestro amor y acompañándole siempre en lo que será el futuro de los tres.

Estamos en el hotel de Hanoi. Como puedes imaginar, no hemos tenido mucho tiempo libre estos días, pero no podía dejar de escribir en el blog antes de volver a España, porque hemos vivido sensaciones únicas que nunca olvidaremos.

Ahora mismo le tocaba a Almu darle el bibe a Hugo y he aprovechado para contarte cosas. Nos gusta darle de comer a los dos e intentamos turnarnos para que él también nos vaya viendo hacerlo a cada uno. Hugo come bastante bien, ya le estamos introduciendo el zumo, además de la leche que le daremos en España, todo ello intercalado por el momento con la leche que tomaba en el orfanato (centro social, como le llaman aquí).

La comida, el baño diario, los despertares nocturnos, … son gestos que desde hace una semana ya forman parte de Nuestra Nueva Vida y lo seguirán haciendo. La vida de los tres ha cambiado mucho estos últimos días. Para nosotros, ya os lo imagináis. Pero para Hugo también ha supuesto un cambio drástico. No sabíamos cómo iba a tomárselo pero cuando nos mira la verdad es que parece que llevamos con él toda su vida.

Ha pasado de estar en un orfanato rodeado de sus cuidadoras a vivir unos días en un hotel donde, aparte de todo nuestro amor, no le falta nada material. También ha volado ya en avión para venir de Ho Chi Minh a Hanoi (y le espera un vuelo largo hasta España…). Se ha cruzado con mucha gente que quiere achucharle (aquí se desviven por los niños, aunque en algunas ocasiones desgraciadamente se vean obligados a abandonarlos…) y se ve que Hugo es muy abierto, porque disfruta mucho con ello. Y ha podido hacer cosas que para nosotros son normales, pero que para él son todas nuevas: salir a la calle (sólo lo había hecho para las revisiones médicas), mirarse en un espejo, ver las imágenes que se mueven mágicamente dentro de la tele, …

Quizás con el tiempo Hugo no recuerde su vida anterior, pero nosotros le contaremos de dónde viene, el cariño que vimos que le daban todas sus cuidadoras de Vung Tau, lo bien que utilizaban los pocos medios que tenían y la pena mezclada con alegría que se les ve en la cara con cada niño que dejan partir tras formar parte de sus vidas durante unos meses.

Y de ellas aprendimos cómo tratar a nuestro hijo en estos primeros momentos con él: la forma de calmarle, de dormirle, lo que comía y cuándo, cómo le gustaba jugar, …

Estamos disfrutando estos momentos junto a la otra pareja que ha compartido viaje con nosotros: Nuria y Pablo. Ellos y su hijo Iván Le formarán también parte siempre de nuestra memoria, apoyándonos en los cientos de fotos y videos que hemos hecho todos estos días.

No pienses que antes de salir de España se terminó el papeleo, llevamos aquí en Vietnam bastantes visitas a organismos oficiales y nos queda aún una a la embajada pasado mañana, justo el miércoles en el que sale nuestro vuelo a Madrid. Menos mal que tenemos a ACI para gestionar todo, porque habría sido muy complicado hacer todo esto de forma autónoma.

Intercaladas con la burocracia, también hemos disfrutado de algunas excursiones con nuestro guía Juan (nombre españolizado que nos dijo él mismo, pues su nombre vietnamita era más difícil de recordar). Mañana tendremos la última visita aquí mismo, en Hanoi, donde veremos la pagoda de un solo pilar y otros lugares que no queremos perdernos.

Le vamos diciendo a Hugo que recuerde todo, porque queremos volver dentro de unos años con él a este país que nos ha fascinado sobre todo por la forma de ser de sus gentes y el cariño que constantemente te transmiten.

Es 14 de Noviembre, casi la 1 de la madrugada. Faltan pocas horas para que despegue nuestro avión rumbo a Oriente. Ya te había dicho que lo inicialmente previsto era salir a mitad de noviembre. Pues bien, problemas de última hora con las autoridades de Ba-Ria, la provincia correspondiente a la ciudad de Vung Tau donde está nuestro orfanato, hicieron posponer el viaje una semana, pero finalmente, aunque tenían un viaje oficial, parece ser que han dejado los papeles firmados y… ¡¡¡ nos vamos !!!

Tanto cambio de fechas descoloca bastante. A comienzo de esta semana, con unos 10 días por delante, nos pusimos a montar la cuna del peque. Menos mal… porque al día siguiente es cuando nos dijeron que salíamos este sábado.

Este jueves pasado estuvimos en una reunión urgente en ACI-Madrid, en la que Blanca Rudilla, que acababa de volver de nuestro orfanato, nos entregó los pasaportes con los visados, el itinerario definitivo del viaje y toda la información que necesitábamos. Incluso durante la reunión cambiamos varias veces el hotel de Hanoi, porque, aunque en otros viajes se habían alojado en el Hilton, ahora no había ¡¡¡ni una sola habitación libre!!! y nos asignaron inicialmente un hotel de 3 estrellas. Sí, más barato, pero sin testear demasiado por ACI, aunque era nuevo. Pero finalmente, el director del Hilton llamó a ACI a decir que habían cancelado 2 habitaciones y que procedía a reservarlas para nosotros. Mucho mejor, es un viaje en el que lo que se necesita es tranquilidad y comodidades para que el peque se sienta a gusto y nosotros con él.

En este curso conocimos a Pablo y Nuria, la otra pareja que nos acompañará a Vietnam. Recogerán a su hijo Iván en nuestro mismo orfanato. Pasaremos muchos ratos los 6 juntos.

Blanca nos entregó también unas fotos del domingo anterior, que tiró a los peques en el propio orfanato. La verdad es que Hugo, aunque se ve que es él, está bastante cambiado: le ha salido bastante pelo, algunos dientes está empezando a romper y parece que está grande y regordete. Para comérselo.

Bueno, te voy a dejar, casi en un rato están mis padres llamando al portero para llevarnos a Barajas. Están casi tan nerviosos como nosotros. Aunque nosotros también tenemos nuestros momentos, supongo que el subidón más gordo vendrá estos siguientes días, sobre todo el domingo por la mañana, que es cuando iremos al orfanato a conocer a nuestro hijo, con el que tanto tiempo vamos a pasar de ahora en adelante.

Te iré contando, vamos a dormir un poco. Las maletas ya están en la puerta, pero me tenía que despedir de ti.

Hasta pronto, España. Salimos hacia Vietnam, la tierra de las libélulas y los dragones, en busca de nuestro TESORO.

Cada vez sentimos más cerca a nuestro niño. Tanto Almu como yo llevamos su foto en nuestro móvil desde que la tenemos. Le sonreimos cuando pasamos delante de su marco en otra foto que tenemos puesta en casa y parece que nos devuelve la sonrisa con una mueca diciendo: “Sí, pero ¿qué pasa que no venís a por mi yaaaaaa?”. Ahora que el frio va llegando a Guadalajara, vamos sintiendo ya en casa el calor con el que nuestro hijo va a rellenarla. Habíamos oído que esta última etapa de la espera es la peor. Yo lo dejaría en que es diferente, pero no la peor, porque ya casi es como si le tuvieras contigo y sabes que te está esperando. Todo esto ayuda mucho durante este último tramo, además del cariño aderezado con impaciencia de familiares y amigos. Sentimos muchas emociones mezcladas sin ningún orden, lo que las hace aún más únicas y nos recuerda constantemente que estos momentos, y los que nos esperan en breve, no se repetirán nunca más y que tenemos que vivirlos intensamente.

En el post anterior te dije que quizás el viaje se nos adelantara algo más de lo previsto. Pues así ha sido: todavía no hay fechas seguras al 100%, pero muy probablemente saldremos hacia Vietnam a mitad de Noviembre y volveremos (ya siendo uno más) antes de fin de mes. Inicialmente nos habían hablado de salir el día 8, pero, aunque ya supones las ganas que tenemos de abrazar a nuestro peque, me va a venir bien esta semana de retraso para recuperarme de una inoportuna rotura fibrilar de gemelo interno que me hice el día 9 de este mes (la segunda consecutiva en 2 años… 😦 ) y que ahora mismo me sigue teniendo con muletas y haciendo rehabilitación, aunque esta experiencia no me la puedo perder y haré este viaje como sea, espero que dentro de 2 semanas me baste con un bastón.

En principio iremos al menos con otra pareja de Madrid, lo que nos ha parecido muy bien porque es un viaje inolvidable para compartir con alguien que se encuentra en tu misma situación. Además, un día nosotros no tendremos papilla y otro ellos no tendrán leche, llamamos a la puerta de la habitación del vecino en el hotel y listo!!! Por lo que nos han comentado, aunque tendremos un guía las 24 horas con nosotros, siempre ayuda ir acompañado de alguna otra pareja.

Estos últimos días, por fin, hemos elegido nombre para el peque. Ya no podíamos esperar más, casi por reclamo popular. 😉 Quedaron 3 finalistas y al final… The winner is… ¡¡¡Hugo!!! Es un nombre que nos gustaba mucho a los dos. Y finalmente hemos acordado mantenerle también su nombre original, Anh, para que tenga presente sus orígenes y se sienta siempre orgulloso de ser quien es. Por tanto, nuestro hijo se llamará Hugo Anh Ranz García. Por cierto, aunque Almu me diga que a veces soy un poco friki, ya le puedes escribir, pero él tardará un poquito en poder responderte… :-): hugoanh@gmail.com.

Buscando en Internet el nombre Hugo, puedes ver que es de origen germano y que significa “Que tiene gran espíritu“. Esto también nos gustó, además de sus teóricas características: racional, simpático y reflexivo, muy afectuoso con quienes lo rodean, sabe escuchar y da sus opiniones con franqueza; es defensor de las causas justas y muy humano cuando alguien lo necesita. Personalmente no estoy demasiado seguro de estas cosas porque no todos los ¨Hugos” del mundo van a ser iguales, digo yo… pero suena bien. Su santo (San Hugo), será el 1 de Abril, un mesecito y pico antes de su cumple.

El domingo pasado hemos conocido a Juan, el hijo de Manuel y María Jesús, de quienes os hablé en el post anterior. Es un muñeco, Almu dijo que parecía El Pequeño Emperador. Y pronto tendrá otro muñequito algo más de 3 meses menor que él para compartir juegos, nuestro Hugo.

Aprovechando mis salidas al médico para lo del gemelo, estamos poniéndonos las vacunas aconsejadas para este viaje: tétanos y hepatitis, además de la de tifus, que es en pastillas.

Como yo estos días no puedo andar, Almu se está encargando de hacer algunas compras de cosas que necesitamos cuando volvamos con Hugo, además de terminar algunos papeleos necesarios para el viaje y para los trámites a realizar en Vietnam; aunque ACI se encarga de muchas cosas, siempre hay temas que tenemos que resolver personalmente los padres.

Además, estamos viendo la posibilidad de contratar un seguro específico para viajes de adopción. Los viajes que ACI está organizando están resultando muy bien, pero no queremos tener ninguna sorpresa allí sin estar cubiertos.

Dentro de poco volveré a escribirte, para contarte más cositas antes de salir. Y espero poder mantenerte informado también desde Vietnam, porque le he adelantado a Almu su regalo de cumple y nos llevaremos su nuevo y flamante netbook al viaje.

Hasta pronto.