Hugo ya está dormidito desde hace rato y he encontrado un hueco para compartir algo contigo. Hoy es de nuevo 15 de Noviembre. Parece que hace nada que estábamos en Vietnam aquel mágico día 15/11/2009, pero ya hace un año de aquello. Tras un largo viaje que comenzó el día anterior (recordarás que me despedí de ti en este blog antes de salir de España), llegó esa fecha que tanto habíamos soñado para permitirnos abrazar a Hugo por primera vez.

Viendo las fotos de aquel día, como dicen, parece que fue ayer. Pero pensándolo más despacio y echando la vista atrás, nos damos cuenta de que realmente han sido muchos ratos, comenzando con todos aquellos primeros instantes maravillosos en Vietnam y luego compartiendo alegrías con familia y amigos en España, siempre con papá y mamá a su lado; así ha sido siempre y así seguirá siendo, porque cada día que Hugo pasa con nosotros, estamos más unidos a él y nos damos más cuenta del milagro que ha hecho que ocurriera en nuestras vidas.

Han sido muy pocas veces las que durante este año nos hemos tenido que separar de nuestro niño, generalmente horas y sólo una vez 3 días seguidos por un asunto que nos hizo salir a Almu y a mi simultáneamente de Guadalajara. Y esas veces que no lo tenemos cerca, sentimos que nos falta algo, es como si una parte de nosotros se hubiera quedado atrás y volvemos con muchas ganas de verle para darle nuestro cariño y disfrutar de él juntos. Disfrutar de sus primeras palabras, de darnos cuenta de que entiende más de lo que pensamos, de esas pícaras  miradas buscando complicidad con cada cosa nueva que hace, … de redescubrir el mundo junto a él, desde los ojos de un niño.

Y cuando le vemos disfrutar a él también, lo que afortunadamente ocurre muchas veces, sus sonrisas y sus miradas nos dan toda la fuerza que necesitamos para seguir cuidándole día a día, que -creéme- a veces no es poca… porque este hijo nuestro ha venido con más energía que Unión Fenosa.

Por último, quería dejar aquí un deseo: que pueda estar escribiéndote dentro de otro año, tan feliz o más que éste. No sé desde dónde lo haré por motivos de trabajo, pero esta página me perseguirá vaya donde vaya, pegada a mi y a mi niño.

Anuncios