Hoy he cumplido 42 años. Y he tenido el mejor regalo que un padre puede tener: la felicitación de su hijo.

Hugo se ha despertado a las 9:15, nos ha dejado dormir un poquito más, que nunca viene mal. Almu ha ido a buscarlo a su cunita y hemos estado jugando un rato en la cama con él, como otros fines de semana. Cosquillas, besitos, saltos mortales, cabezazos inesperados, … vamos, lo normal. Eso sí, hoy ha habido algún regalito, que siempre se agradece, sobre todo porque este año ha venido acompañado de 42 tirones de orejas que madre e hijo me han regalado “con toda su fuerza y amor”. A gloria me han sabido.

Cuando cumplí 41 el 3/10/2009 ya conocía a Hugo, pues el 16/9/2009 vimos su foto por primera vez:
https://nuestranuevavida.wordpress.com/2009/10/12/su-primera-mirada/
Pero de ver su carita en foto, sabiendo que estaba tan lejos, a tenerle dándote cabezazos en la cama… ¡hay tanta diferencia!

Desde entonces han pasado muchas cosas, algunas de las cuales ya te he contado por aquí, pero como desde el Día del Padre no escribía nada, he pensado que era un buen momento para ponerte al día de las andanzas de Hugo.

Sí, andanzas. Le dije a Almu que Hugo arrancaría a andar antes del Día de la Madre; y así fue, justo el día de antes, parecía que nos habíamos puesto de acuerdo Hugo y yo. Sus primeros pasitos fueron muy emocionantes. Todos lo hemos hecho y hemos visto a muchos otros niños, pero parece mentira lo distinto que ves todo desde dentro. Ahora ya no anda, vuela… y a veces aterriza…

En verano queríamos ir a la playa con él y tuvimos la suerte de aterrizar en Menorca, repitiendo las vacaciones del verano pasado pero más tranquilos por ir con Hugo, en plan playita y tal… Lástima que sólo pudimos llevarlo a la playa un rato. Se puso bastante malito nada más llegar y así estuvo los 10 días. El día de la final de España en el mundial tuvimos que salir pitando a urgencias justo antes de que comenzara el partido, así que no pudo animar a su país con el uniforme que le habíamos comprado para la ocasión. Cachis… Y unos días más tarde tuvimos que volver a urgencias. Diagnóstico variable: otitis y gastroenteritis. Pasó de 40 de fiebre algún día, teníamos que darle duchas frias de madrugada, pero nos asombró la fortaleza y las ganas de jugar que tenía en cuanto bajaba de 39. Tenemos que repetirlo el año que viene con algo más de suerte, por nosotros y por Vero y Juan, que también pasaron lo suyo esos días.

Volvimos a Guadalajara con Hugo un poco flaquito, pero luego fue recuperando bien. Los niños son como las plantas… les riegas un poco y no veas cómo recuperan…
Ahora ya tiene hasta mofletillos. Con lo que come y con lo que duerme no me extraña… Es una gozada verle decir “má má má“, pidiendo “más” comida mientras mueve la cabeza arriba y abajo entre cucharada y cucharada si no le das enseguida, es como un pajarito pero sabe muy bien cómo conseguir lo que quiere.

Aparte de hacerse entender con algún que otro monosílabo como ése (el “no” también lo comprende y lo sabe decir y gesticular muy bien), hemos descubierto con él un nuevo dialecto con palabras en idioma-Hugo propio: “yiyu“, “cou“, … Lástima que por ahora no hemos encontrado su piedra roseta para descifrarlo… Aparte de “papá” y “mamá“, ya dice también otras palabras como “yaya“, “tata“, … y otras con algo más de significado: “atata” (en vez de “patata” cuando jugamos al corro de la patata, ¡¡¡le encanta!!!), “hoa” (en vez de “hola”), “aba” (en vez de “agua”), … Se echa conversaciones imaginarias con el móvil en la oreja, pulsa rellamada cuando menos te lo esperas y vemos que nos entiende muchas cosas de las que hablamos, aunque él todavía no pueda darnos su opinión.

Entre cabezazo y cabezazo, es muy cariñoso. Nos tira y nos da muchos besitos y abrazos. Puedes suponer que a eso no le ponemos demasiadas pegas…

También es muy activo y está avanzando mucho en destreza manual con sus juguetes y todo lo que va encontrando por casa. Nos cambia el canal de la tele y luego el mando desaparece misteriosamente, aporrea el teclado del ordenador y se muere de risa cuando aparecen cosas en pantalla, … todo es muy divertido con él.

Desde el punto de vista médico, Hugo está creciendo dentro de los percentiles adecuados de peso y altura, incluso teniendo en cuenta que los occidentales somos más gorditos que los orientales (no pienses en los luchadores de sumo, hombre…). Hace poco estuvimos en el pediatra porque nos dijeron que lo normal es que los colmillos sean las piezas que salgan al final, después de las muelas. Y a Hugo le comenzó a asomar algo al lado de uno de los dientes. Nos dijo que, efectivamente, era un colmillo. Parece ser que no hay regla fija para todos niños. El caso es que Hugo ahora mismo ya tiene los 4 colmillos y hace poco le ha comenzado a salir la primera muela. ¿Tendremos un vampirillo en casa? Supongo que no, porque hace dos fines de semana le bautizamos y no se puso color verde-moco cuando el cura le echó el agua por encima, así que suponemos que lo del adelanto de los colmillos puede ser más común en Asia, tampoco nos preocupa si le siguen saliendo el resto de piezas.

Voy a dejarte por hoy, que mañana hay que madrugar. Será otro día más, será otro año más. Espero poder disfrutar muchos más junto a mi niño, junto a Almu y junto a toda la gente que nos quiere y queremos. Gracias a ti por estar aquí leyendo esto y a todos por participar de nuestra felicidad.

Anuncios