Hoy ha sido mi primer Día del Padre. Había pensado en lo que se sentiría en este momento bastantes veces, desde siempre. Las primeras veces, cuando era todavía muy pequeño para poder ser padre, pero ya tenía ilusión por formar una familia cuando fuera mayor. Y ahora ya estoy aquí, en el otro lado, el lado de los que hoy reciben el regalo… 😉 Y la sensación es maravillosa.

Cuando ha terminado Hugo de cenar y le he pedido que me lanzara un “papá” de buenas noches, me lo ha regalado acompañado de una de sus sonrisas. Lástima que su rápida respuesta haya hecho que tanto Almu como yo hayamos dado sin pensarlo un grito de emoción que parece que le ha asustado mucho, pues ha comenzado a llorar, eso le ha llevado a toser y poco más tarde casi todo el biberón había pasado de su estómago al suelo, al sofá, a su pijama, a nuestra ropa, … Ya nos vale… A comenzar otra vez… Pero ya está otra vez cenadito y acostado desde hace un buen rato, con la misma cara de angelito que tiene siempre (sobre todo cuando deja de llorar y se duerme, claro!!!).

El regalo que he recibido hoy de Hugo, aparte de todo eso, ha sido un libro llamado “Papás“, que leeré y del que te dejaré por aquí las frases que más me lleguen.

Anuncios