Cada vez sentimos más cerca a nuestro niño. Tanto Almu como yo llevamos su foto en nuestro móvil desde que la tenemos. Le sonreimos cuando pasamos delante de su marco en otra foto que tenemos puesta en casa y parece que nos devuelve la sonrisa con una mueca diciendo: “Sí, pero ¿qué pasa que no venís a por mi yaaaaaa?”. Ahora que el frio va llegando a Guadalajara, vamos sintiendo ya en casa el calor con el que nuestro hijo va a rellenarla. Habíamos oído que esta última etapa de la espera es la peor. Yo lo dejaría en que es diferente, pero no la peor, porque ya casi es como si le tuvieras contigo y sabes que te está esperando. Todo esto ayuda mucho durante este último tramo, además del cariño aderezado con impaciencia de familiares y amigos. Sentimos muchas emociones mezcladas sin ningún orden, lo que las hace aún más únicas y nos recuerda constantemente que estos momentos, y los que nos esperan en breve, no se repetirán nunca más y que tenemos que vivirlos intensamente.

En el post anterior te dije que quizás el viaje se nos adelantara algo más de lo previsto. Pues así ha sido: todavía no hay fechas seguras al 100%, pero muy probablemente saldremos hacia Vietnam a mitad de Noviembre y volveremos (ya siendo uno más) antes de fin de mes. Inicialmente nos habían hablado de salir el día 8, pero, aunque ya supones las ganas que tenemos de abrazar a nuestro peque, me va a venir bien esta semana de retraso para recuperarme de una inoportuna rotura fibrilar de gemelo interno que me hice el día 9 de este mes (la segunda consecutiva en 2 años… 😦 ) y que ahora mismo me sigue teniendo con muletas y haciendo rehabilitación, aunque esta experiencia no me la puedo perder y haré este viaje como sea, espero que dentro de 2 semanas me baste con un bastón.

En principio iremos al menos con otra pareja de Madrid, lo que nos ha parecido muy bien porque es un viaje inolvidable para compartir con alguien que se encuentra en tu misma situación. Además, un día nosotros no tendremos papilla y otro ellos no tendrán leche, llamamos a la puerta de la habitación del vecino en el hotel y listo!!! Por lo que nos han comentado, aunque tendremos un guía las 24 horas con nosotros, siempre ayuda ir acompañado de alguna otra pareja.

Estos últimos días, por fin, hemos elegido nombre para el peque. Ya no podíamos esperar más, casi por reclamo popular. 😉 Quedaron 3 finalistas y al final… The winner is… ¡¡¡Hugo!!! Es un nombre que nos gustaba mucho a los dos. Y finalmente hemos acordado mantenerle también su nombre original, Anh, para que tenga presente sus orígenes y se sienta siempre orgulloso de ser quien es. Por tanto, nuestro hijo se llamará Hugo Anh Ranz García. Por cierto, aunque Almu me diga que a veces soy un poco friki, ya le puedes escribir, pero él tardará un poquito en poder responderte… :-): hugoanh@gmail.com.

Buscando en Internet el nombre Hugo, puedes ver que es de origen germano y que significa “Que tiene gran espíritu“. Esto también nos gustó, además de sus teóricas características: racional, simpático y reflexivo, muy afectuoso con quienes lo rodean, sabe escuchar y da sus opiniones con franqueza; es defensor de las causas justas y muy humano cuando alguien lo necesita. Personalmente no estoy demasiado seguro de estas cosas porque no todos los ¨Hugos” del mundo van a ser iguales, digo yo… pero suena bien. Su santo (San Hugo), será el 1 de Abril, un mesecito y pico antes de su cumple.

El domingo pasado hemos conocido a Juan, el hijo de Manuel y María Jesús, de quienes os hablé en el post anterior. Es un muñeco, Almu dijo que parecía El Pequeño Emperador. Y pronto tendrá otro muñequito algo más de 3 meses menor que él para compartir juegos, nuestro Hugo.

Aprovechando mis salidas al médico para lo del gemelo, estamos poniéndonos las vacunas aconsejadas para este viaje: tétanos y hepatitis, además de la de tifus, que es en pastillas.

Como yo estos días no puedo andar, Almu se está encargando de hacer algunas compras de cosas que necesitamos cuando volvamos con Hugo, además de terminar algunos papeleos necesarios para el viaje y para los trámites a realizar en Vietnam; aunque ACI se encarga de muchas cosas, siempre hay temas que tenemos que resolver personalmente los padres.

Además, estamos viendo la posibilidad de contratar un seguro específico para viajes de adopción. Los viajes que ACI está organizando están resultando muy bien, pero no queremos tener ninguna sorpresa allí sin estar cubiertos.

Dentro de poco volveré a escribirte, para contarte más cositas antes de salir. Y espero poder mantenerte informado también desde Vietnam, porque le he adelantado a Almu su regalo de cumple y nos llevaremos su nuevo y flamante netbook al viaje.

Hasta pronto.

Anuncios